30 May

El papel de la Innovación en Mercados y Productos

Por 

Esencialmente en los bancos de inversión, existen unidades distribuidas en las diferentes divisiones que se ocupan de los procesos de innovación en productos y servicios financieros.

 

La innovación financiera es muy importante para el conjunto de la economía. De acuerdo con la clasificación tradicional, el proceso de innovación financiera puede contemplarse en dos planos esencialmente, la innovación en productos/servicios y la innovación en procesos. La segunda modalidad o bien permite que surjan nuevos productos por combinación de otros, o bien reduce los coste de los productos ya existentes en su fase producción o de comercialización.

La innovación financiera se basa casi siempre en la aplicación de nuevos conocimientos (como por ejemplo la capacidad de valorar opciones con modelos más potentes) y/o en la aplicación de nuevas tecnologías. Por ese motivo muchos de los profesionales financieros que trabajan en los equipos de innovación son especialistas en finanzas cuantitativas y otros son expertos en tecnología.

Por otra parte, la innovación financiera genera externalidades positivas importantes. Es decir no sólo ayuda a los creadores de las mismas, ya que compiten en el mercado durante un período con ventajas competitivas y generan una reputación comercialmente valiosa, sino que aporta valor a todo el sistema, ya que la innovación financiera suele ser replicada con cierta velocidad. Desde esta perspectiva, los gobiernos deberían estimular y no desincentivar la innovación.

Una auténtica innovación en finanzas debería reflejarse en al menos alguno de las siguientes consecuencias:

Primero con la posibilidad de lograr un acceso más amplio al crédito o a la financiación de la economía real. Lo que debería permitir una multiplicación del número de transacciones y el volumen de las mismas.

Segundo, con la posibilidad de conseguir una mejor diversificación del riesgo. Lo que debería reducir el riesgo sistémico. La anulación de las ineficiencias implica la posibilidad de arbitrar anomalías. Y, en consecuencia la posibilidad de realizar mejores coberturas de riesgo.

Y, en tercer término, con una mejora de la eficiencia, que se refleja en el abaratamiento de la financiación. Este último rasgo se relaciona esencialmente con la profundización de la especialización por parte de los agentes financieros en la cadena de valor del producto o del servicio.

En el mundo financiero actual se debate hoy si existe un dilema, posiblemente falso, entre innovación y estabilidad. Ello es debido a la atribución de parte de las culpas de la crisis financiera que se inició en 2007 a malas prácticas desarrolladas en torno a dos procesos de innovación: los vinculados a los fenómenos de titulización y el desarrollo de los derivados de crédito (esencialmente los credit default swaps).

Los avances en los mecanismos de titulización (empaquetamiento y distribución de activos) tenían como objetivo principal lograr un mayor acceso al crédito y a mejor precio por parte de las compañías, aumentando el número de agentes inversores. La primera y segunda generación de estos esquemas de titulización, CDOs y CLOs con cashflow y sintéticos (construidos con derivados) lograron sus objetivos- El problema llegó con el diseño de vehículos estructurados de inversión (SIVs) y la tercera generación de vehículos, entre los que tenemos los CDO2 y CDO3, los constant proportion debt obligations y los credit-derivative product companies, vehículos que llegaban a apalancarse de 15 a 30 veces su capital.

La segunda innovación acusada de provocar la crisis financiera es el negocio de ofrecer coberturas de riesgos de crédito mediante credit default swaps. Las consecuencias negativas de su crecimiento en la estabilidad del sistema se han relacionado con la falta de información correcta sobre quien tiene los riesgos; con las dudas sobre el valor de las señales que representan las calificaciones crediticias de las agencia de rating, un abuso de la aceptación de riesgos por algunas entidades; la inexistencia de cámaras de compensación o central counterpaty,; las limitaciones en el arbitraje entre bonos-prestamos y CDS ante problemas de liquidez en el sistema; y la facilidad con la que se crean situaciones de squeeze , conflictos de interés así como situaciones de moral hazard

Es cierto que hay que distinguir entre la innovación auténtica que genera valor para el conjunto del sistema y aquella otra que únicamente se apoya en mecanismos de arbitraje regulatorio y de elusión fiscal.

Algunas de las lecciones de la última crisis financiera son que es la insuficiencia de mercado no su tamaño no que genera problemas; que la innovación puede contribuir a sostener el apalancamiento más allá de lo que resultaría saludable; y el hecho de que los productos complejos sean difíciles de valores debe conducir a mayores esfuerzos para mejorar el conocimiento y los modelos de valoración.

IEAF

El Instituto Español de Analistas Financieros (IEAF) es la principal Asociación Profesional de representación de los analistas financieros en España. 

 

El IEAF se fundó en 1965 y cuenta con 1400 miembros. La proyección del Instituto es internacional y forma parte de EFFAS (European Federation of Financial Analysts) desde 1966.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir la información requerida con la marca (*). No está permitido el Código HTML.

Líderes de opinión