Chapter de analistas financieros con actividad de análisis técnico y cuantitativo

Chapter de analistas financieros con actividad de análisis técnico y cuantitativo

ORIGEN:

El Chapter se crea en 2013 para dar seguimiento y servicio al conjunto de miembros del IEAF que ejercen su actividad profesional con el apoyo o sobre la base mayoritaria de análisis técnico y/o cuantitativo. El Chapter nace al calor de la constitución (fuera del ámbito del IEAF) de una nueva asociación española de analistas técnicos y cuantitativos (Instituto Español de Analistas Técnicos y Cuantitativos – IEATEC) adherida a la correspondiente organización internacional (International Federation of Technical Analysts – IFTA).

Se estima que la nueva asociación española puede colaborar con el IEAF (por ejemplo, en el ámbito de la formación) y que se pueden generar las sinergias adecuadas para que miembros de una de las organizaciones se incorporen también a la otra.

POSIBLES CONTENIDOS EN LA WEB IEAF DE INTERÉS PARA ESTE COLECTIVO:

  • Eventos relacionados con la actividad de Análisis Técnico (conferencias, charlas, etc.)
  • Información general sobre el chapter, IEATEC e IFTA
  • Información sobre la formación disponible en la Escuela de la Fundación
  • Listado de certificados CFTe
  • Ventajas para miembros de IEAF (por ejemplo, descuentos en manuales y libros, derechos de examen de la certificación para los miembros de IEATEC, descuentos en servicios profesionales como software de análisis técnico, etc.)
  • Transcripciones o enlaces a vídeos de conferencias internacionales
  • “Papers” y documentación sobre análisis técnico

ASPECTOS DE PRÁCTICA PROFESIONAL:

Los analistas técnicos y cuantitativos se caracterizan por trabajar de forma principal y destacada con los datos de cotización de los activos financieros, expresados en forma de series temporales, es decir, conjuntos de fechas y precios, así como otros datos que pueden ser relevantes como el volumen de cotización. Asimismo, trabajan habitualmente con cálculos y algoritmos ejecutados sobre dichos conjuntos estadísticos, generando así los denominados indicadores técnicos, y con gráficos de representación de los datos en muy distintos formatos, generando así los denominados, en su término anglosajón, charts.
Estos analistas buscan, a través de estos estudios y según distintas técnicas, extraer información predictiva sobre el comportamiento a futuro de los activos financieros.

Entre las mencionadas técnicas podemos destacar el chartismo (interpretación de los gráficos buscando unas determinadas pautas geométricas, de entre las que las más conocidas son los soportes, resistencias y directrices), la teoría de Elliott (que encuadra los movimientos del precio en ciclos y patrones complejos y específicos), candlestick (pautas individuales de días concretos) y un largo etcétera, cada una con sus particularidades. Merece la pena destacar aquí el análisis cuantitativo y estadístico, en el que el uso de algoritmos matemáticos produce nuevos conjuntos de datos que intentan arrojar información sobre la tendencia del precio, su evolución esperable y las cotas de precios en que pueden esperarse cambios o eventos determinados en la cotización.

A menudo la consecuencia inmediata de la obtención de esta información predictiva es la generación de opinión sobre la compra, venta o mantenimiento al margen en el valor, incluso con precios objetivo y condiciones de invalidación de la opinión (stop loss).

Aunque no es inherente per se a la práctica profesional, el análisis técnico y cuantitativo se emplea más en el corto y muy corto plazo y para realizar trading o compraventa rápida y especulativa de los activos. Sin embargo, la teoría no establece estas restricciones y puede emplearse en otros ámbitos, de medio y largo plazo, gestión de carteras, control de riesgos, etc. No obstante, es fundamental recordar que el análisis técnico se centra en los datos que emite el mercado en la valoración de los activos, ignorando –hasta cierto punto– las características subyacentes de los mismos.

El analista técnico debe contar con sólidos conocimientos teóricos de las técnicas que emplee y generales de matemática, estadística y mercados financieros. En sus análisis o proyecciones debe indicar claramente el activo financiero y conjunto de datos analizado, la técnica utilizada con sus tablas de datos y gráficos correspondientes, justificación del análisis y plazo temporal del mismo. Si el análisis incluye una opinión de compraventa, debe indicar expresamente el plazo de validez de la misma y sus condiciones de finalización, ya sean por éxito (alcance del objetivo) o error (ejecución de stop loss), así como una indicación del grado de confianza de la misma.

Al emplear técnicas muy especializadas, de cierta complejidad y sobre las que el cuerpo de conocimiento del análisis financiero no es todavía tan homogéneo como en otros campos, así como por una menor profundidad del acervo académico asociado, el analista técnico y cuantitativo debe tener un especial compromiso ético en su conocimiento y aplicación de las técnicas formales y el seguimiento de la precisión y utilidad de sus análisis y recomendaciones.